viernes, 1 de diciembre de 2017

ROURES EXTREM 90K 5400+. FINAL DE LA COPA CATALANA

Solo habian pasado dos semanas des de la Trepitja Garrotxa de 110 k y 5400+ y las piernas, aun que parecen descansadas, dudo que puedan afrontar los 90km y más de 5400 metros positivos de la Roures Extrem. Roures es la última prueba de la Copa Catalana d'Ultra Resistència y la verdad es que no tenia claro si participar en esta carrera ya que la semana anterior salieron las clasificaciones de la Copa Catalana y tras haber participado en las 3 primeras carreras ya había conseguido los puntos necesarios para ganar el circuito. Eso me hacia muy feliz pero tras mucho pensarlo y consultarlo con Jose y Marta decidimos ir a correr para despedir la temporada corriendo una carrera que me han dicho que es muy bonita y dura e intentar disfrutar al máximo al poder correrla sin la presión de tener que conseguir un resultado concreto. Además me encontraría con muchos amigos y vendrían Ivan y Sandra a pasar el fin de semana con nosotros. Vamos que era la excusa para despedir una temporada perfecta para mi, haciendo lo que más me gusta y rodeado de buena gente.

Llegamos a Montblanc el viernes por la tarde a recoger el dorsal y nos vamos hacia el apartamento a descansar y preparar la cena. El pueblo es muy bonito, de estilo medieval con un gran castillo y una muralla preciosa. ya ha oscurecido pero se puede apreciar la silueta de la montaña a los pies del pueblo. En unas horas las conoceremos de primera mano.


Suena el despertador, es muy pronto y hoy cuesta levantarse. Si os soy sincero me resultó difícil mantenerme 100% centrado en la carrera. Tengo ganas de descansar y celebrar los títulos con los míos pero hemos venido a correr y hay que hacer un último esfuerzo así que... al lio.

Cuando iba hacia la salida me encuentro con Israel, Alex, Eloi y Muli y en la zona de salida ya nos encontramos con muchas caras conocidas. También Vicent de l'Ametlla, Emili, Marc... hoy corremos en familia! Pasamos el control de material y entramos al corralito.

Dan la salida y salimos a buen ritmo por las calles del pueblo que nos conducen hasta una pista forestal que nos llevará a la primera subida. Son las 6:00 am y hace una humedad tremenda. La subida es larga y sumamos metros positivos muy rápido. Las piernas de momento me respetan y aunque no vamos a tope parece que a ese ritmo podrán aguantar. Iluso. Hacemos la primera bajada a ritmo tranquilo, eso me va perfecto para no desgastarme tan pronto. Pasamos por el primer control donde me esperan Marta, Sandra y Iván. Tomo agua y salimos rápido hacia la segunda subida. Somos un grupito de 5 corredores, todos nos conocemos y los kilómetros pasan entre conversaciones. La subida es dura. Parece que hoy la cosa va de toboganes rompe piernas. A buen ritmo llegamos a uno de los puntos curiosos de la carrera. La tartera de bajada. Técnica de por si, peligrosa al estar algo mojada de la humedad y yo sin muchas ganas de forzar. Me lo tomo con tranquilidad, el grupito se rompe y tiran hacia delante quedándome unos minutos descolgado. Me cuesta bajar, los saltos de piedra en piedra me están castigando las piernas y al llegar al avituallamiento siento que el cansancio ya ha echo acto de presencia. ¡Y solo estamos en el kilometro 16! Paro unos minutos a descansar y comer, hablo un poco con Marta, Iván y Sandra y salgo hacia el siguiente avituallamiento. Hoy toca ir paso a paso. Toca una subida larga donde al llegar arriba me esperan los peores kilómetros de la carrera. Un sube baja resiguiendo un cortafuego muy roto, difícil de correr por las piedras sueltas y los matojos que van dejando unos regalitos poco agradables en las piernas. Llego al control del Camí Ramader con los pies destrozados y con las piernas hechas polvo. Parece que me haya peleado con un gato. Llego con la moral baja, no tengo ganas de seguir, estoy cansado y me duelen mucho los pies. Descanso unos minutos y al final decido continuar. Le digo a Marta que si no me mejoran los pies en el siguiente control lo dejo. No vale la pena autocastigarme tanto para nada. Pero una vez más el cuerpo me demostraría que todo puede cambiar. No deja nunca de sorprenderme. Hago la subida andando pero a buen ritmo y en la bajada puedo correr bastante rápido. Al llegar al avituallamiento donde Marta ya esperaba que me retirara le digo que me siento mejor y que llevando un ritmo cómodo podría continuar. Me dicen que he recortado tiempo con los de cabeza de carrera y que el de delante está solo a 3 minutos. Salgo decidido a llegar hasta el final, muchas sensaciones inundan mi cabeza. Me vienen pensamientos de todo el año. De entrenamientos y carreras. Pienso en amigos, en Marta... y pienso mucho en los que ya no están pero que siempre me acompañan. Es justo en ese momento que encuentro la motivación para seguir hasta el final. Hoy corremos juntos. Avui ho faig per tu.

Tras la subida dirección el Tossal de Baltasana continuo por una pista y me dirijo a la segunda tartera del día. Esta vez es de subida. Es más corta que la anterior pero me cuesta mucho. Tengo que hacer fuerza de piernas y no están para muchos trotes. Las pobres aguantan pero no les puedo exigir ningún esfuerzo de más. Paro y me siento en una piedra, bebo agua y me tomo un gel. Por cierto, un nuevo gel de 226ERS que os recomiendo a todos. Se trata de los nuevos geles BIO de la casa 226ers. Más naturales y con una textura muy agradable. Bueno, a lo que íbamos. Tras un par de minutos cogiendo aire sigo subiendo con más pena que gloria y tras llegar arriba empiezo una larga bajada hasta el pueblo de Capafonts, mitad de carrera. Llevamos 43 kilómetros y unos 3200 metros positivos. Desconozco por completo el tiempo que llevo corriendo porque no llevo reloj. Si recordáis en la Trepitja Garrotxa se rompió en una caída...

Paro unos minutos a comer un poco y recargar agua y salgo para encarar la segunda maratón. El tiempo está fatal y antes de llegar a coronar la subida empieza a llover muy fuerte. Decido parar y abrigarme con el impermeable. Me encanta correr cuando llueve. Se hace aún más épico el sumar kilómetros. Empiezo la bajada hacia una de las últimas subidas largas de la carrera. A mitad de bajada paso por el avituallamiento de Mas de Formané, tomo un poco de coca cola y sigo bajando. Cruzo un rio y empieza una larga subida hacia la Mola de Roquerola donde empiezo a avanzar a corredores de la maratón. Tras pasar por el pico empiezo una bajada por un sendero de las que me gustan y rápidamente llego a la población de Farena, kilometro 62 de carrera y donde me encuentro con los dos corredores que llevo delante y me dicen que el tercero ha salido hace poco. Me sorprendo de haberlos alcanzado, uno de ellos es Alex, un buen amigo con el que salimos juntos para encarar la última parte de la carrera justo después que nos dijeran que se habían recortado 15 kilómetros debido al mal tiempo que estaba haciendo en esa zona y por lo que dirección de carrera tomó la decisión de desviarnos por el recorrido de la Maratón y así hacer directamente los últimos 15 kilómetros de nuestro recorrido. La subida parece larga por lo que dibuja el perfil de la carrera, unos 7 kilómetros con 700 positivos pero con Alex se me hace muy corta. Cuando me doy cuenta estamos arriba. Eso si, subiendo nos cogió un temporal de los gordos. Lluvia, piedra, truenos y relámpagos cayendo sin parar muy cerca de nuestra posición. Al llegar al avituallamiento de Rojals, kilometro 80 de la carrera, vuelvo a tener los pies destrozados, me duelen mucho y el ir pisando agua durante tantas horas no a ayudado mucho. Ahora nos espera una bajada larga y una última subida muy cortita pero durísima por lo que me han contado y al ver que no puedo correr muy suelto le digo a Alex que vaya tirando. Vuelvo a quedarme solo, muchas horas conmigo mismo en esta carrera pero ha sido la tónica de esta temporada, excepto en Valls d'Àneu, donde hice casi toda la carrera con amigos. La bajada es horrible para mis pies. Barro, agua, piedras. Agua, piedras y barro... y así durante unos 7 kilómetros hasta llegar a la pista que me conduciría a la última chincheta. Subo lento, no tengo prisa y no vale la pena forzar la musculatura. Estoy contento porque durante toda la carrera no he tenido ni una sola molestia muscular ni un calambre. Supongo que al ir a un ritmo más tranquilo y no forzar el cuerpo la musculatura se acostumbra al movimiento y tras las tres primeras horas me he sentido genial.

Llego a la ultima bajada, es muy complicada por todo el barro que hay acumulado y la pendiente que tiene. Antes de llegar a la pista forestal me meto un castañazo de los guapos resbalando y me lleno de barro hasta las cejas. jaja me rio yo solo... hoy estoy disfrutando.

Tras subir unos 500 metros llego a un pequeño collado des de donde ya veo el pueblo de Montblanc al fondo. Se termina la aventura. Me quedan un par de kilómetros. Entro al pueblo por una calle larga y al girar la esquina ya veo la meta con Marta, Sandra e Iván detrás. Poca gente más hay, el tiempo está fatal y no acompaña demasiado estar bajo la lluvia. Cruzo la meta con las manos hacia el cielo, promesa cumplida. Hemos llegado a meta. Y en 5º posición. Que no está nada mal después de todo.


Estoy muy contento de haber podido terminar la temporada corriendo la última prueba de la copa y así haber participado en todas ellas. Cierro de esta manera el año consiguiendo el objetivo marcado, que era la Copa Catalana de Ultra Resistencia y de regalo un inesperado Campeonato de Catalunya en Trepitja Garrotxa. Los dos títulos en juego. Un doblete que siempre recordaré y del que estoy seguro que cada año que pase más apreciaré.

Ahora toca descansar. Es hora de pensar en la temporada 2018 donde quizá haya llegado el momento de dar un paso más pero ya os iré informado de todo ello en unas semanas. Ahora quiero desconectar un poco de correr y estar con los míos. Toca pasar horas con la familia y los amigos y como no celebrar estos dos títulos y los buenas resultados de esta temporada.

Para terminar agradecer a la gente que me ayuda des de hace años. 226ERS, gracias por aportar vuestra energía en mis entrenamientos y competiciones, sin duda que alimentáis mis sueños. Gracias a Álvaro Magaña, mi nutricionista, por ayudarme y guiarme en la alimentación para las carreras y la del día a día. Es una suerte contar contigo. A Diedre, la tienda de Trail Running del club donde estoy federado y la que des de hace años me ayuda en todo lo que puede sin nunca pedirme nada a cambio. Marc, ets un tio collonut! Gracias también a mi entrenador, Jose Manuel Granadero, por haberme ayudado a conseguir estos éxitos y hacerme mejor atleta. Tenemos un largo camino por delante pero como siempre te digo, no tengo prisa y poco a poco llegaremos donde queremos estar.

Y como no, gracias a todos vosotros. Los que me aguantáis a diario por las RRSS, los amigos, la familia y sobretodo y en letras mayúsculas a Marta. Gràcies per tot el que fas per mi. Per tot allò al que renuncies per ajudar-me a aconseguir els meus somnis. Per ficar-li il·lusió als projectes esportius i per estar amb mi cada dia. La gent anirà i vindrà, les marques ens ajudaran o no, les victòries s'cabaran però sé que tu sempre i seràs.

Y nada amig@s, nos vemos en unas semanas. Hasta entonces es hora de recuperar el cuerpo al 100% y entrenar duro.

Fins aviat!!




viernes, 27 de octubre de 2017

CAMPEON DEL CAMEPONATO DE CATALUNYA DE ULTRARESISTENCIA 2017 FEEC Y 2º EN ULTRA TREPITJA GARROTXA 110 KM Y 5400+



Después de muchas semanas sin competir llegamos a una de las últimas pruebas de la temporada. Tengo ganas de correr esta prueba por lo que significa, Campeonato de Catalunya de ultra resistencia y tercera prueba de la copa catalana de ultras, por el nivel de corredores que habrá, por conocer la alta Garrotxa, un territorio desconocido para mi y del que me han hablado muy bien y porque ya tengo ganas de volver a sentir esas sensaciones que solo te da la larga distancia.

La preparación ha sido buena, con Jose estamos trabajando muy bien des de hace meses y las sensaciones en entrenamientos son muy buenas pero como siempre antes de la carrera me asaltan las dudas pero toca estar tranquilo y confiar al máximo en el trabajo hecho.

Llegamos al encantador pueblo de Oix en el corazón de la Alta Garotxa, subcomarca que vamos a recorrer por todos sus limites durante los 110 kilómetros que nos esperan en unas horas. Recojo el dorsal y saludo a algunos amigos paso el control de material y en unos minutos empieza la cuenta atrás. Empieza la aventura!

Salgo rápido con Pau, el ritmo que llevamos es alto pero cómodo y en pocos kilómetros estamos solos. Por delante más de 100 kilómetros y un buen puñado de horas. Avanzamos juntos entre conversaciones y silencios mientras observamos lo que nos rodea. Naturaleza en estado puro. Al pasar por los controles nos informan que vamos con muy buena ventaja respeto el tercero y rápidamente y justo con el tiempo que tenia previsto llegamos a Beget, kilometro 40. llevamos 3 horas 50 minutos. Comemos un poco y salimos rápido.


Pau tira delante. Ahora llega una subida importante de unos 800 metros positivos hasta el Puig de Comanegra y el Turo de les Bruixes. Marta me ha dado los palos en el avituallamiento y al salir y intentar desplegarlos uno de ellos no funciona bien y no consigo que se quede desplegado, sigo corriendo con solo uno y peleándome con el otro y al llegar al cruce que nos llevaba por el sendero que sube al Comanegra sigo adelante y me desvío por una pista de bajada. Tras un par de kilómetros me doy cuenta que no hay marcas y tras mirar el perfil que llevamos al dorsal y confirmar mis sospechas de que no tendría que estar bajando doy la vuelta y vuelvo a subir. Alucino con todo lo que he bajado y de muy mal humor llego otra vez al cruce y me doy cuenta que efectivamente me había perdido. He perdido unos 20 minutos y no se si también alguna posición. Durante la subida me encuentro a un chico de la organización que me dice que Pau está a unos 25 minutos delante y que soy el segundo. Por lo menos no me han alcanzado los de atrás. Sigo hacia arriba paso el control y llego al Comanegra donde llega una parte muy bonita y entretenida cresteando y atravesando bosques preciosos por donde me encuentro a Jordi Gamito, le saludo y continuo mi camino.



Al llegar al control de Coll Creu donde me hacen avituallamiento me dicen que Pau está a 30 minutos, le voy manteniendo el tiempo pero recortarle ya es otro tema. Me estoy aproximando a uno de los puntos clave de la carrera, la subida a El Mont y una bajada de 800 metros de desnivel en algo más de 5 kilómetros antes de llegar a Beuda y empezar 15 kilómetros muy llanos donde se tendrá que correr mucho.

La subida al Mont la hago a buen ritmo, hoy me siento muy cómodo subiendo. Al llegar y entrar al avituallamiento me dicen que el tercero está a 8 minutos y sorprendido decido tomarme la bajada algo más rápida de lo que tenia pensado para intentar distanciarme. La bajada es larga y técnica pero bajar me gusta y a buen ritmo llego a Beuda donde han venido Marta, Xavi, Jordi y por sorpresa Dani con su mujer y su hija a animarme.


Solo llegar me informan que el tercero está a 35 minutos y la verdad es que me enfado un poco porque he gastado una fuerzas innecesarias en la bajada pero esto es competición y hay que darlo todo durante toda la carrera. Tras unos minutos salgo dispuesto a comerme los primeros 10 kilómetros de esta parte sin desnivel. El recorrido transita por pistas y senderos que me llevan hasta la población de Tortellá y si al salir de Beuda tenia la moral por las nubes al llegar al siguiente avituallamiento parecía que durante los 55 minutos que tarde en llegar había perdido todas las fuerzas por el camino. Llego sin fuerzas, apajarado perdido, parezco un  zombi. En este avituallamiento también han venido amigos a animarme, Arnau i Pol gràcies per la visita. Descanso unos minutos, recargo agua, como algo y salgo con más pena que gloria a por los 7 kilómetros que me separan de Sadernes.


El camino se me hace horrible, pistas y algún sendero pero en todo caso todo llano y con subidas muy suaves para sumar solo unos 150 metros de desnivel positivo. El cuerpo no responde, estoy destrozado y pierdo mucho tiempo andando. Sí si andando en llano, madre mía que pajaron llevo. Tras 60 minutos llego a Sadernes y por el camino me he dejado un puñado de minutos respecto a Pau y seguramente también respeto el tercero. Y es aquí donde aparecen las sensaciones indescriptibles de la larga distancia y donde el cuerpo te demuestra lo complejo que llega a ser. En el avituallamiento tomo coca cola, recargo agua y salgo a por los últimos 10 kilómetros. Una subida de 550 metros positivos y una bajada hasta meta. Pensando en el estado que me encontraba creía que en la subida lo pasaría fatal pero nada de eso. Empiezo a correr y las piernas vuelven a tener gas. Subo a buen ritmo y justo cuando se hace de noche llego a la cima y el frontal me da el ultimo susto, bueno penúltimo porque la llegar a meta tendría otro que más adelante os cuento. El frontal no se enciende. Llevo pilas de recambio y las del frontal son nuevas pero no funciona. Paro y empiezo a cambiar las pilas y de golpe se enciende la luz roja, mierda esta no es la que necesito, vuelvo a repetir la operación, saca pilas vuelve a ponerlas y ahora si, se enciende la luz y empiezo a correr tan rápido como puedo hacia meta por una pista y después por un sendero técnico donde en una piedra muy grande resbalo y me doy un buen golpe en los brazos (recordad este momento), me levanto rápido y sigo bajando a gas, ya nada importa solo llegar y que no me adelante nadie. Empiezo a ver luces del pueblo, cruzo el parking donde dejemos el coche hace unas 13 horas, veo ya la gente gritando y entre aplausos cruzo la meta. Emoción en estado puro. grito, salto, me abrazo con Marta, Xavi, Jordi, Arnau y Pol y el speaker me dice felicitas campió de Catalunya, y  es que aunque Pau ha ganado la carrera al no tener licencia federativa no puede competir por el campeonato según las reglas de la federación así que el segundo clasificado se llevaba el campeonato. Felicidad máxima!


Muy feliz de poder celebrar este titulo que me hace especial ilusión. Feliz también por competir con un buen amigo como es Pau al que admiro mucho y también con el resto de corredores, contento del resultado y las sensaciones durante buena parte de la carrera y es que poco a poco, pas a pas, el trabajo hecho va dando sus frutos y lo mejor es que acabamos de empezar. Contento también del tiempo en meta y haber rebajado el record de la carrera en casi una hora, la cosa está en que Pau aun lo ha bajado más jajaja. Espero poder compartir molts més kilometres juts Pau.


Para terminar quería gradecer como siempre a Marta y también a todos los amigos que vinisteis a echarme una mano, con vosotros esta a aventura a sido mucho más fácil. A los amigos y familiares que siempre estáis animando y como no, a los colaboradores que me echan una mano, 226ers, Álvaro Magaña y Jose por cuidar de mi en mi día a día y hacerme mejorar en cada entrenamiento y Diedre, Columbia y Camelbak por la ayuda que me ofrecéis.


Ah, ¿recordáis lo de la piedra donde me caí a falta de pocos kilómetros? Pues bien, justo al llegar a meta e ir a parar el reloj me llevé la sorpresa de que no llevaba ningún reloj en la muñeca! Al caerme y golpearme en los brazos se rompió la correa y se quedo perdido en la montaña. La suerte fue que al llegar el tercer clasificado, Marc Solé, se sacó un reloj de la mochila y aviso que se lo había encontrado en la ultima bajada! Una suerte muy grande, moltes gràcies Marc. El reloj a quedado muy mal parado pero por lo menos lo tengo! jejeje


Ahora toca esperar las puntuaciones de la copa y terminar la temporada en Roures Extrem dentro de dos semanas. De mientras a relajar las piernas y recuperar el cuerpo para seguir luchando por el objetivo de la temporada. La Copa Catalana de Ultra Resistencia.

viernes, 12 de mayo de 2017

UT MUNTANYES COSTA DAURADA 90k 4500. 1º General


Por fin empieza la temporada. Han sido unas semanas de entrenos duros y la verdad que llegaba con buenas sensaciones pero sin saber del todo como estaba. Las carreras de pretemporada no han sido de competición y aunque en todas ellas me salieron unos buenos resultados y tuve buenas sensaciones las dudas siempre aparecen antes de empezar una carrera.


La UTMCD es la primera carrera de la Copa Catalana d'Ultra Resistència y recorre las montañas del Montsant y de la Costa Daurada. Tierra de montañas verticales y del buen vino. Se trata de realizar un circuito rompepiernas de 90 kilómetros y 4500 metros positivos acumulando un total de 9000 metros de desnivel. La carrera se divide en dos partes. La primera más rápida con menos desnivel y la segunda con subidas duras y exigentes. En conjunto un recorrido muy bonito y sorprendente con pasos por zonas emblemáticas de la zona como el pantano de Suriana, La Mussara, Mont-Ral, saltos de agua, la foradada o la trona. La verdad que me sorprendio gartamente todo el recorrido.



Llegamos a Padres a las 8.00 de la mañana del sábado para recoger el dorsal, la carrera empieza a las 9.00, un poco tarde para mi gusto ya que cuanto más tarde empieces más tarde llegas. Si la carrera empezara a las 7.00 muchos corredores llegarían aun de día y se ahorrarían pasar horas de noche corriendo.

Ya con el dorsal vamos hacia la salida donde pasamos el control de material y saludamos a muchos amigos que también corren. Marta, Imma y los niños han venido a vernos a la salida. Lo bueno de salir tarde es que los acompañantes no tienen que darse un madrugón de la hostia para vernos en la salida. Un abrazo con todos ellos y con Carles que también corre, nos deseamos suerte y me voy hacia delante.

Cuenta atrás y salimos todos disparados. Empieza la temporada. Estoy concentrado y contento de poder estar allí corriendo. Dejo que salgan rápido, no quiero forzar mucho hasta Vilaplana ya que a partir de allí es donde la cosa se pone cuesta arriba.


Van pasando los kilómetros y aunque no era lo que tenia pensado las piernas quieren correr y sin darme cuenta me coloco junto Ivan que va segundo y vamos juntos hasta Albarca. A partir de allí una bajada larga nos llevará a Cornudella. Decido seguir con ritmo alegre i contacto con Miguel Angel que, como siempre, marca un buen ritmo. Juntos llegamos al avituallamiento donde veo a Marta.

Como un poco y salimos para afrontar la primera subida importante, Siurana. el ritmo es bueno y en poco tiempo nos distanciamos algunos minutos de los otros corredores. Subiendo me encuentro bien y llegamos pronto arriba donde nos espera un tramo muy bonito. La Trona, donde el buen amigo Jordi Santacana nos inmortalizaría con una bonitas imágenes.


La bajada de Siurana es técnica con mucha roca y al llegar a bajo voy solo, Miguel Angel se ha quedado un poco atrás y decido seguir. Tras la bajada un tramo de toboganes con saltos de agua espectaculares hacen que los kilómetros pasen rápidos y entretenidos. Vamos ganando altura hasta llegar a castillejos donde empieza una larga bajada hasta Vilaplana, kiloemtros 43, más o menos mitad de carrera. Bajo comodo, sin forzar en ningún momento y reservando pata para las subidas que vienen a continuación. Llego a Vilaplana con un tiempo de 3h58'. Me pasan control de material y cargo en la mochila el material obligatorio extra que debíamos llevar a partir de aquí hasta meta. Unos pantalones largos, camiseta larga térmica, buff y guantes. Como un poco y salgo rápido para encarar las tres subidas que quedan para completar el circuito.


La primera subida se me hace muy corta, es una subida exigente por un sendero estrecho y con alguna grimpada incluida donde era necesario ayudarte de las manos para subir. Al llegar a la Mussara paso el avituallamiento y empiezo a bajar hacia el Albiol. Son unos 10 kilómetros de sube-baja. Las piernas van bien y muscularmente me encuentro genial. Pero como en las ultimas carreras me aparecen rampas en los aductores. Creo que es tema de técnica de carrera ya que de hidratación voy bien. Quizá tema plantillas. Tendré que mirar de hacerme con unas plantillas nuevas ya que las que tengo son viejas y se tienen que revisar. Las rampas me acompañarían hasta la meta de Prades y la verdad que fueron muy molestas ya que me obligaban a parar de vez en cuando a estirar un poco. Pero bueno, si todo saliera a la perfección seria aburrido no? jejeje El paso por Albiol es rápido y empiezo  bajar hacia Alcover donde empieza la segunda subida y quizá la más dura. Es larga pero bonita conbinando pista y sendenro.

Llego a Mont-Ral donde me dicen que tengo 20 minutos de margen, eso me da un poco de tranquilidad pero sigo a mi ritmo sin pensar en los otros. Me encuentro bien y eso es lo importante. De Mont-Ral a Capafonts es un tramo lento, técnico, donde el recorrido estaba muy sucio y salvaje, los pasos por las foradades son espectaculares. Llego a una pista que me conduce hasta Capafonts donde veo a Marta por última vez antes de meta. Salgo rápido a por la última subida, me sorprende poder correr a estas alturas y al ritmo que me permiten las piernas voy sumando metros hasta llegar al Tossal de la Baltassana donde tan solo me separan 4 kilómetros de bajada hasta meta, veo que puedo bajar de las 10 horas y eso me motiva a dar gas hasta Prades.

Un sendero muy bonito me dirige directamente a la entrada del pueblo y entro por las estrechas calles de Prades hasta la plaza donde se encuentra la meta y por fin, cojo la cinta mientras cierro los ojos y mi cuerpo se relaja, tranquilo y con la satisfacción de haber conseguido el objetivo. Veo a Marta, Imma, Carles que ha tenido que abandonar por problemas físicos y los niños, me abarazo con ellos. Momentos emotivos que siempre recordaré.


9h 49' para completar los 90km y 4500+, buen ritmo y buenas sensaciones que me animan a seguir trabajando y disfutando de este gran deporte. Y por lo que me dice la organización con nuevo récord del circuito.

Muy contento por esta vicoria en la primera prueba de la Copa catalana de cusres d'Ultra Resistència. Ahora toca pensar en el siguiente reto, Ultra Valls d'Aneu, el próximo 29 de julio en Esterri d'Aneu. 96km y 7200+. Una carrera dura de alta montaña.

Por último dar las gracias a todos por las felicitaciones y animarme en todo momento. Familia, amigos y sponsors. GRACIAS.

Nos vemos en Esterri. Asta entonces, a seguir entrenando.

lunes, 8 de mayo de 2017

VUELTA A EMPEZAR

Tras unos meses sin mucho tiempo para dedicar al blog vuelvo retomar el contacto con ganas de escribir y explicaros muchas cosas. Para empezar me gustaría retomarlo donde lo terminaos. El 2016.

Un año muy bueno a nivel deportivo y de resultados. Como ya sabéis, aunque tuve que retirarme en la ultima prueba conseguí el subcampeonato de la Catalonia Ultra Cup. Algo que no me esperaba en absoluto a principio de temporada y que me ha dado muchos ánimos para creer en mi y motivación para seguir mejorando.


Terminé el año corriendo en la Marató i mitja de l'Ardenya consiguiendo la primera posición un dia después de celebrar mi 25 aniversario. Bonita manera de celebrarlo. Una carrera muy divertida que organizan los amigos de Matxacuca en Santa Cristina d'Aro y que transcurre por los senderos y pistas del Macizo de l'Ardenya y la Costa Brava de Girona.


Tras unas semanas de descanso y desconexión retomé los entrenamientos para preparar una temporada muy ilusionante donde me propongo participar en el campeonato y copa catalana de ultraresistencia que organiza la FEEC. Un calendario de cinco carreras bien repartidas con tiempo de descanso entre ellas y que me gustan por sus características y variedad de terreno.


Antes de empezar con la temporad de ultras he corrido en tres carreras preparatorias que han venido muy bien para ver como estamos y aunque en todas las piernas estaban muy cansadas por el volumen de trabajo he conseguido buenos resultados en todas ellas.

Las dos primeras a demás han sido en modalidad de equipos haciendo que no solo sea correr sino que el hecho de compartir kilómetros con amigos haga que todo sea más bonito.

La primera fue la Marató de Vandekames en Vandellós corriendo por parejas donde cada uno haría una parte y donde conseguimos la segunda posición general.


Uno de los mejores recuerdos de esta temporada será la Ultra de les Fonts. Carrera por etapas con un total de 120 kilómetros y 6000 positivos repartidos en tres días por el Ports de Tortosa con salida y llegada de cada etapa en Xerta. Una carrera perfecta, con una gran implicación de la organización y donde partipé formando equipo con dos buenos amigos. Israel Mercader y Alex Izquierdo. Donde disfrutemos muchísimo y encima conseguimos la tercera posición por equipos.


La ultima carrera de la pretemporada fue en Borredà. La verdad que no tocaba correrla y decidí participar el domingo anterior para aprovechar y hacer la tirada de 40 kilómetros y 2400+ que me tocaban y que si me hubiera tocado hacer solo me temo que me hubiera quedado en casa tras la dura semana que me esperaba de entrenamientos. La verdad que tomé la mejor decisión porque me gusto mucho la carrera. Buen recorrido con mucho sendero y variedad de terreno y al llevar dorsal pues ya sabemos que siempre te esfuerzas más que entrenando solo. Sin pasar las pulsaciones marcadas conseguí la segunda posición general llegando en 4 horas 6 minutos tras completar los 42 kilómetros y 2400 positivos y muy contento de las sensaciones.


Ahora toca pensar en lo que está por llegar. Copa y campeonato de ultra resistencia. Como siempre el objetivo es seguir aprendiendo y mejorando en los entrenamientos y poder coger experiencia en competición. El Calendario será el siguiente:

29 ABRIL:
Muntanyes de la Costa Daurada. Carrera rápida de 90 kilómetros con 4500+ que dará el pistoletazo de salida de la copa y carrera que hace ya algunos años que tengo ganas de correr pero que por A o por B nunca he podido ir.


29 JULIO:
A esta le seguirá la carrera que más me motiva de la temporada. Ultra Valls d'Aneu. La indómita. 92km 7400+. Sus números dan miedo pero lo que de verdad asusta es su terreno técnico y alpino que seguro hará sacar lo mejor que tengamos dentro para poder llegar a la meta desterré d'Aneu.

21 OCTUBRE:
La Garrotxa Ultra Trail será este año el Campeonato de Catalunya de ultraresistencia y será la excusa perfecta para ir a descubrir los senderos de l'Alta Garrotxa. 110 kilómetros y 5300+

4 NOVIEMBRE:
Para terminar y si hay tiempo de recuperar físicamente iremos a Montblanc a correr la Roures Extrem de 90 kilómetros y 5400 metros de desnivel positivo. Nunca he corrido por la zona de Montblanc (Tarragona) y me hace ilusión descubrir nuevas montañas. la organización es de la mano de los amigos de Alliberadrenalina y seguro que será una fiesta del Trail.

Próximamente la crónica de la primera carrera de la copa catalana de ultras, la ULTRA TRAIL MUNTANYES COSTA DAURADA de 90km y 4500+ que habría la competición catalana hace una semana y donde conseguí la primera victoria de la temporada.





miércoles, 19 de octubre de 2016

TRAIL DEL BISAURA 50K. 2º GENERAL Y UNA GRAN AVENTURA


Más que una carrera la describiría como una aventura. Así fue para mí el Trail del Bisaura. Un recorrido muy bonito, duro de correr por su nivel técnico y terreno complicado lleno de barro, variedad de caminos para todos los gustos y divertida por su gente y por su peculiar terreno de juego. Se nota cuando se hacen las cosas con ganas, pensando en el corredor y con el entusiasmo de querer mostrar a todos los corredores los mejores parajes de su comarca.

Llegamos con el tiempo justo a la salida, como siempre, Marta me acompaña en esta aventura y en los minutos previos me encuentro con muchos amigos en el arco de salida. Me gustan estos instantes.

Empieza la cuenta atrás y las luces de los frontales y los fuegos artificiales iluminan la carretera.

Empezamos a correr y decido tirar des del principio. La idea era sacar un buen entreno y probar algunas cosas nuevas.


Pasan los primeros kilómetros muy fáciles transitando por el interior de algún pueblo vecino, pistas y carretera. Perfecto para que no se formen atascos y poder estirar el grupo. Llegando al kilómetro 7 me encuentro con una cortina roja, la típica cortina roja de los teatros con el nombre de la obra que viviriamos como protagonistas escrita con grandes letras... La porta de l'infern...  que cachondos estos del Bisaura. Una corta pero dura subida llena de barro que te hacía resbalar atrás y para animarlo un poco más, llegando al final de la cuesta un grupo de timbalers disfrazados de demonios cantando y animando... espectacular!


Llego al primer avituallamiento, aproximadamente al quilómetro 10 donde me espera Marta, salgo rápido sin perder tiempo, voy a buen ritmo y me encuentro muy cómodo. El recorrido está siendo espectacular y bastante rompe piernas.

Llegando a otro control, empiezo a bajar por una pendiente muy fuerte y llena de barro donde por un mal apoyo voy al suelo y empiezo a resbalar barranco abajo. Suerte de un árbol que paró la caída un par de metros después. Subo para retomar el camino pero entre las zapatillas desgastadas y el barro las caídas son continuas, es muy divertido ya que no te haces daño por el montón de barro que hay. Como anécdota os explicaré que fruto de mis continuos resbalones la mujer que llevaba delante y que estaba corriendo la XL de 80 kilómetros se paró a un lado y me dejo pasar mientras me decía... nos vas a matar!!!!!! Jejejeje momentos divertidos! Des de aquí te pido disculpas por el susto... estaba todo "controlado" jejeje


La verdad es que la caída por el margen del camino me pasaría factura más adelante ya que por hacer tanta fuerza se me engarrotaron los aductores y las rampas me obligarían a bajar una marcha durante los últimos 20 kilómetros incluso detenerme y estirar con la ayuda de dos corredores de la XL a los que no pregunte el nombre pero que me gustaría agradecer su ayuda!

Al paso por Vidrà, km 36 Marta me dice que Xevi ha pasado 10 minutos antes y decido intentar mantener la segunda posición. No quiero subir el ritmo y castigar más la musculatura.

Salgo para encarar los últimos 15 kilómetros, 5 de subida hasta el Castell de Bellmunt por una cresta dura y espectacular y 10 de bajada hasta meta.


La subida me la tomé con mucha calma y llegué a Bellmunt impresionado por la belleza de la subida. Toda la subida se realiza por una cresta con fuertes pendientes y con vistas al Castell de Bellmunt. Al empezar la bajada noto que puedo soltar algo más las piernas y consigo recorrer los últimos 10 kilómetros en una hora y manteniendo la segunda posición.

Finalmente 6h16' para completar un magnífico recorrido de 50 kilómetros y casi 3200  metros positivos. Con un trazado muy bonito y diferente que les da un atractivo singular. Bisaura es Bisaura y yo, sin duda, me la apunto para el año que viene!!!


Me voy muy contento por el resultado y las buenas sensaciones durante toda la carrera a pesar de las rampas y con una clara conclusión final; lleva siempre las cápsulas de sales 226ERS en la mochila :)

Agradecer como siempre a Marta por acompañarme y animarme en todas las aventuras. Sin duda que sin ella seria todo muy distinto. Agradecer también a toda la gente que me ayuda, Coreevo, 226ERS, DiedreTraining Nutrición.

sábado, 27 de agosto de 2016

ULTRA TRAIL VAL D'ARAN. 119KM 6800+. 2º GENERAL.


LLegamos a Salardú el viernes por la tarde. Por el camino y con solo mirar las cimas que se alzaban centenares de metros por encima de nuestras cabezas hacían prever una carrera dura y exigente. Estoy nervioso, y un sentimiento de respeto y ilusión me invade por dentro. Nunca he corrido en este rincón del Pirineo y realmente estoy como un niño pequeño con zapatos nuevos. Tengo ganas de salir a explorar los valles, cimas y multitud de senderos que nos esperan. Con esa imagen, consigo dormirme después de una cena ligera acompañado de Marta, Imma, Carles y los niños quienes me aran el seguimiento de la carrera y me ayudaran en los avituallamientos más accesibles. 


Son las 5:45 de la mañana y después de pasar el control de material empiezo a encontrarme con amigos y conocidos en el corralito de salida. ¿Qué tal? ¿Cómo llegas? ¿Todo bien? Conversaciones que hacen la espera más relajada y hacen pasar los minutos más rápidos. Un pequeño briefing, cuenta atrás y salimos, en silencio, concentrados y con respeto hacia los más de 114km y 6800+. Me encantan estos momentos...


Los minutos van pasando y des de la salida del pueblo que el camino no para de subir. Nos dirigimos hacia las pistas de esquí de Baqueira. Es de noche y una larga fila de luces proveniente de los frontales de los corredores dibujan el camino hacia la cima. Las piernas están frescas y el pulso controlado. Sin prisa pero sin pausa vamos llegando al primer collado justo cuando el sol hace acto de presencia y sus espectaculares colores alumbran las cimas más altas y quitan el protagonismo a las decenas de corredores obligando a alzar la mirada y contemplar tal belleza de la naturaleza. Sin duda, somos unos privilegiados de poder observar estos momentos.


Empezamos una bajada por una pista de esquí llena de yerba mojada y resbaladiza, es divertido y a la vez peligroso. Bajo lento pero controlando y en un momento llegamos a un sendero que nos lleva hacia el primer avituallamiento. Aquí llega la segunda subida por un sendero precioso que nos conduce al segundo collado. Vamos un grupito de 6 corredores y tras una larga bajada empezamos otro bucle de 25 kilómetros y unos 1500 positivos. Subimos por un descenso de mtb y seguimos por un sendero que se adentra en cuevas y nos regala unas panorámicas espectaculares del Valle.

Entre medias de todo esto mis pensamientos solo giran alrededor de la carrera, estoy concentrado e intento regular al máxima las energías. Las sensaciones son muy buenas pero no me quiero dejar llevar por ellas ni por la adrenalina que siempre conlleva ponerse un dorsal. Estoy disfrutando de la carrera y las conversaciones y la buena compañía de Adrià hacen que los kilómetros vayan pasando bastante rápidos. Queda mucha carrera y lo más duro está por llegar así que a buen ritmo seguimos adelante...

Después de otro descenso esta vez por pista y cruzar otro avituallamiento empezamos una subida donde pude contactar con Carles, quien ocupa la primera posición de la carrera. El calor haría mella en nosotros y el camino lleno de arboles caídos y un tramo de dura subida con hierbas más altas que nosotros nos llevarían directos hacia la última bajada antes de llegar al avituallamiento de Gessa donde empezaríamos la segunda parte de la carrera, más técnica, dura y alpina que la primera.
Llego a Gessa en primera posición tan solo unos segundos antes que Carles Sánchez y juntos salimos para emprender la larga subida hasta los 2500 metros. Tenemos una subida de unos 1400 metros positivos y vamos hablando y cruzando continuamente un torrente de agua hasta llegar al último tramo donde los ciervos, caballos y aligas nos harían la subida más entretenida.


Tras una parte rápida y una larga bajada con fuerte desnivel llegamos al refugio del kilómetro 80, Carles se ha quedado unos minutos atrás en la bajada y decidido me lanzo a intentar rascar unos minutos. Antes de salir del avituallamiento, donde recibo la asistencia de la familia, llegan Carles y Oscar. Los saludo y les digo que nos vemos en unos kilómetros. Se que los dos tienen mucha calidad y experiencia, como decimos aquí, son gats vells, y se que pueden adelantarme en cualquier momento pero decido tirar fuerte en la subida.

Me encuentro cómodo y a buen ritmo consigo superar una dura y técnica subida por una tartera y llegar al avituallamiento antes de emprender la última subida, casi 2000 metros positivos en 13 kilómetros... Las piernas echan humo!! La subida es espectacular y algunos bancos de niebla lo hacen aún más mágico. Paso junto a l'estany long de liat, el Lago de Montoliu y llego a la Minas de Urets. Un tramo expuesto pero muy bonito pasando por encima de las antiguas vias de la mina, travesando cuevas y con unas vistas espectaculares. Al fondo veo lo que parece un collado y me imagino que es donde nos dirigimos, me giro y veo a Oscar detrás de mi. Empiezo la bajada, la última bajada, y el Suunto marca 103 kilómetros.  El paso de Oscar es superior al mío y quedo relevado a la segunda posición. Al llegar a Montgarri me encuentro por sorpresa con la familia que ha venido a darme ánimos.

Ellos me informan que Oscar a pasado 2 minutos antes y que aún quedan 13 kilómetros. El reloj indica 106 kilómetros y mis cuentas no cuadraban... Finalmente haríamos casi 120 kilómetros pero en fin, ya no importaba nada, solo dar un paso tras otro lo más rápido posible y llegar a meta conservando la segunda plaza. Las últimas luces del día hacen prever un final épico ya que las marcas con reflectante están muy separadas y algunas caídas en el suelo por lo que seguir el recorrido se hace complicado.



Tras pasar una odisea para llegar a las pistas de Baqueira empiezo la última bajada hacia meta mientras la cabeza no para de pensar en todo lo pasado para llegar hasta allí. Casi 17 largas y duras horas pero a la vez, horas de hacer aquello que más me gusta y pasarlo en grande en la montaña. Pienso en la paliza que también se ha dado la familia para poder llegar a casi todos los avituallamientos y los nervios que pasan. Es una pasada ver con que fuerza lo viven y esa energía me la transmiten en cada punto que nos vemos. Gracias de nuevo por como sois. Pienso en los ánimos que me mandan amigos y la familia y en el apoyo de los sponsors. Muchos sacrificios que sin duda alguna, quedan pagados y recompensados por momentos como los que estoy viviendo. Esto es lo que para mi me aporta la competición, momentos de satisfacción personal que están lejos de ganar o perder. Sentirme feliz y satisfecho sin implicar un resultado. Disfrutar y aprender. Lo demás, puro humo que desaparece en unos minutos, horas o días.  Y entre pensamientos la tan deseada meta...


Veo a Marta que me espera en una esquina del pueblo gritando y aplaudiendo, feliz de ver que ya termina esta aventura. Un abrazo y un beso que me suponen la mejor de las victorias y por fin me dirijo a cruzar la ansiada meta. Allí, entre aplausos me reciben Imma, Carles y los niños junto a otros amigos como Albert, gente de la organización y Oscar y su pareja. Nada más. Silencio y tranquilidad, tan solo un pueblo tranquilo y dormido que está recibiendo a unos locos que han decidido darse un paseo por sus montañas. Realmente estoy contentísimo de poder haber llegado hasta el final de esta aventura, este era el objetivo principal y a demás muy satisfecho y contento por haberlo poder hecho en segunda posición y justo por detrás de un superclase como Oscar Perez. Referente e ídolo de este deporte.


Para terminar quería agradecer a todos los amigos, compañeros, familiares y a los sponsors por las felicitaciones y me gustaría devolverles todo esto dándoles yo mi mas sinceras gracias por todo. Es realmente fantástico poder compartir aquello que más te gusta con la gente que quieres. Transformar un deporte individual en uno de equipo y poder hacer participe de tus aventuras a aquellos que te rodean. Gracias por estar allí.


También animar a y felicitar a todos los corredores que hemos estado en esta carrera.

Referente a todo lo sucedido con la organización. Me quedaré con lo mucho que disfruté de un recorrido salvaje y duro, con partes técnicas y zonas más rápidas, inmensos prados verdes, largas subidas técnicas, bajadas intensísimas... una salida entre amigos que buscan aventura y una llegada con la familia. No necesitaba a nadie ni nada más. Yo, encontré aquello que andaba buscando.

Y ahora, a seguir disfrutando del día a día y preparar lo mejor posible la próxima aventura. Nos vemos en Tarragona el 05 de Octubre. Penúltima carrera de la temporada :)